domingo, 12 de octubre de 2008

MELODÍA NÚM. 26



Tema: Cheated Hearts.
Intérprete: Yeah Yeah Yeahs.
Comentario: bueno, esta es una banda indie de Nueva York (vale, solo eso ya da mucho caché... ¿qué no?) que mezclan con gran elegancia y acierto el rock más clásico con algunas pinceladas de punk ochentero (pero menos retro y más electrónico). Tienen dos álbumes de estudio y esta canción es el último single del segundo disco (Show Your Bones). Mencantaaan!!

***

Una amiga decidió si seguía con su novia, después de una bronca monumental, haciendo una lista de pros y contras. En la lista le salieron más contras. Pero dijo, “qué le voy a hacer, si es que la quiero”.

Si amar fuese como ir a comprar y no requiriera más actividad que elegir un producto y comparar precios, el mundo sería un lugar horrible. Si el amor solo exigiese racionalizar, hacer listas y tomar decisiones, el mundo sería un lugar muy frío e inhóspito. Si un sentimiento tan impulsivo como el amor estuviera en realidad coartado por nuestra inacabable capacidad de análisis, seríamos más parecidos a una máquina que a un animal.

Y eso no es posible. Porque el amor es una reacción animal, una emoción primaria. El amor debe ser eléctrico, químico y veloz. Debe ser llanto y carcajada. Debe ser tacto. El amor debe ser orgasmo y arritmia salvaje. Me niego a admitir que se pueda decidir si se ama a una persona haciendo una lista de pros y contras.

Como seres racionales, también forma parte de nuestro instinto el buscar la seguridad que da el pensamiento lógico. Pero ante el amor, debemos saber que la lógica tiene poco que hacer. El amor anula términos como “inconveniente”, “defecto” o “alternativa más sensata”. El amor entiende de feromonas; entiende de latidos. El amor toma decisiones en base a miradas y caricias.

De nada sirven unas cuantas palabras escritas en un papel frente a ese nudo que oprime el estómago cuando ves un nombre en la pantalla del móvil, o cuando esperas a que llegue un tren a la estación o cuando sientes ese abrazo por detrás en la oscuridad de la noche. Aquéllas son palabras. Los nervios en el estómago no son otra cosa que amor. Y del bueno.

***

Besetesss!!

5 comentarios:

Manu dijo...

Magnífica exaltación de lo que es el verdadero amor.

CANALLA dijo...

q bonito... pero es q yo oigo abalr de amor y me dan ganas de cantarle al vater (imagen metaforika al filo de la realidad q me simboliza a mi vomitando en el vater)

jo

pos yo preferiria algo racional. pero claro, yoq voy a decir!!! xD

molaaaaaaaa

Pablo dijo...

Ahora sí, jejeje

Un b!

pablo (bis) dijo...

Manu: gracias!

Canalla: no me seas.. de cantarle al váter nada!! He oído q ya has estado en el momento "te cojo la mano" osea q no me times.. jajajajaj

Pablo: escueto eres.. ^^

mytemptation dijo...

pues toda la razón, no es sencillo juego de sumas y restas, ni se le puede etiquetar, ni poner precio... en el amor puede haber lágrimas de alegría y de tristeza para que a renglón seguido la conclusión vuelva a ser la misma quiero estar un día más contigo...