lunes, 21 de enero de 2008

MEDITACIONES METAFÍSICAS

Cuando cumples veinticinco años (uuuuufffff... q horror... :p), resulta inevitable tener una crisis existencial. Claro que sí, aunque sea una pequeñita. La mía me llegó una cálida noche de verano, en una preciosa cala de la costa pontevedresa. Más concretamente la noche del doce al trece de agosto de 2007. Veamos.

Llega un momento en todo botellón veraniego, allá por las 3:45 a.m., en que alguien saca una guitarra y empieza a cantar. Estás en la playa, al lado de una hoguera, y parece que cantar es una actividad absolutamente obligatoria. En ese preciso momento, mi mente reacciona y me reclama un instante de introspección vital, así que me aparto sutilmente del grupo con una excusa plausible (“chicos, voy a mear, que nadie se beba mi copa”) y me dispongo a analizar mi vida. Total nada...

Pero la cosa no es tan sencilla. Las crisis existenciales suelen surgir en momentos propicios pero poco oportunos. Esa noche me noto la cabeza abotargada, como si la tuviera llena de serrín, de algodón, o quizás de Johnnie Walker. No puedo pensar con claridad. Siento como una presión tras los ojos.

Es como si tuviera ganas de llorar pero no me salieran las lágrimas.
(¿Será esta la manifestación física más clara de la angustia?)

No. No tengo nada por lo que llorar. Nada por lo que lamentarme. Solo necesito pensar un segundo en quién soy, en lo que estoy haciendo. No se trata de hacer un balance. Los balances son perversos, parciales y totalmente inútiles. No se trata de llegar a la conclusión de que mi vida ha sido una mierda o de que mi vida ha sido genial. Cualquiera de las dos sería falsa. Lo que necesito es ver el tipo de persona en que me he convertido. Y a ver si me gusto o me disgusto.

Así que me siento en la arena y procedo a meditar. La verdad es que la playa es el entorno perfecto para este tipo de empanadas mentales. Sí, porque el mar de noche es especialmente evocador, tan oscuro y enigmático. La luna se refleja en su ondulado discurrir, dejando una estela de reflejos dorados mientras el rumor de sus mareas va serenándote con esmero, poco a poco, como una nana. Y si miras arriba, el inacabable cielo estrellado te aporta la dosis de humildad que estabas necesitando para poder terminar el razonamiento con un mínimo de lógica.

Hay gente que piensa que, con el tiempo, todos cambiamos, que la vida nos va transformando clandestinamente, dando forma a un carácter que nunca llega a definirse del todo. Piensan que nuestra forma de ser siempre está moldeándose. Heráclito dixit.

Otros piensan lo contrario, que aunque las circunstancias que nos rodean vayan cambiando, nosotros somos siempre los mismos. Piensan que hay algo que está por encima (o por debajo) de todas las cosas y que permanece inalterable a pesar del paso del tiempo (llámese conciencia, espíritu, alma, apeiron o lo que te dé la gana). Parménides dixit.



¿Soy el mismo que hace diez años? ¿Seré el mismo dentro de veinte?

Parece razonable pensar que no. Pero lo cierto es que la voz que escucho dentro de mi cabeza sí es la misma. Dice cosas muy parecidas a las que decía hace diez años. Lógicamente se madura, se crece intelectualmente, se tienen experiencias, se acierta, se falla, se aprende. Todo esto nos va “perfeccionando” (o “empeorando”, según el caso) pero yo tiendo a pensar que en el fondo no cambiamos demasiado.

Hay algo dentro de nosotros, algo pequeñito y a veces muy frágil, que nos define en las situaciones límite. Hay algo dentro de nosotros que nos permite sentirnos y reconocernos. Es aquello que nos ayuda a saber, cuando sentimos que todo lo que nos rodea cambia a una velocidad de vértigo, que al final del día encontraremos el camino de vuelta.

No sé, ¿vosotros os sentís muy cambiados? Las circunstancias definitivamente cambian mucho, pero ¿llegan a cambiarnos a nosotros o solo somos versiones de uno mismo? Dadle al coco, q a mi se me fue un poco la cabeza, pero lo cierto es q ayuda!!

Muchos besossssssssss!!

Pd1.- Y no vale contestar que ahora la tenemos más grande, q ya os estoy viendo!! jajajjajajaja

Pd2.- Y sí, efectivamente cuando volví al botellón tras cuarenta minutos de meditación, todos se empezaron a descojonar de mi porque se pensaban que me la había estado machacando!! jajajjajajaj

Pd3.- Ains, he perdido el tono serio del post... en fin, ahí queda!! Paso de revisarlo!!

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

7 comentarios:

Pablo dijo...

Por cierto, el video es Change, de las Sugababes. El estribillo me gusta pero hay q reconocer q se les ha pirado mucho la pinza con el estilismo!! Juas!!

Ciaoooooo

buscandounailusion dijo...

Yo sí que he cambiado mucho de los 17 a los 25 años, pero mucho muchísimo. Bueno, en esencia siempre he sido y soy imbécil pero esto no lo vamos a tener en cuenta.
No sé, al menos yo mi personalidad varía en funcion de las circunstancias de cada momento y de los palos que me lleve.
Es una cosa difícil de meditar eh? Yo en lo que creo nunca cambiaré será en no soportar ver a alguien que he querido llorar y no ir en su ayuda. En fin, un beso guapo.

Paperboat dijo...

Veamos.

Yo creo que las personas siempre somos las mismas pero que dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos sacaremos una parte de nosotros, por lo que nos vamos conociendo a través de las situaciones, aunque hay determinadas características de nuestra esencia que no conocemos hasta la fecha. Quiero decir, que la gente no cambia, sino que se descubre más de ella conforme va pasando el tiempo y se van enfrentando a situaciones diferentes.

He dicho :D

Un beso!!!

¿Seguro que no te la estabas machacando?

Jo, qué decepción. :p

Pau dijo...

Ays...

A lo que iba, yo cada vez me siento un poco más maduro y con las cosas más claras, aunque la base de mi personalidad siempre tira, pero bueno, intento mejorar. Por suerte últimamente hay gente que me ayuda a hacerlo ;)

Un B

Celsius dijo...

pues si te digo la verdad yo creo que sí he cambiado y quizás pienso que para mal, pero es lo que tu dices. En mi enterior noto algo que sigue igual que siempre incluso e atrevería a decir que igual que cuando era aún un niño. Pero lo que me ha hecho cambiar ha sido las situaciones que he vivido y la gente con la que me he topado (entiéndase para bien y para mal ehh?) entoncen me pregunto que si hubiera vivido otras circunstancias o conocido a otra gente o incluso vivido en otro lugar yo ahora sería diferente... En fin, quien sabe? Lo uqe ahora si sé es que a partir de hoy no voy a dejar que ni nada ni nadie me cambie, o por lo menos lo voy a intentar...

Por cierto, enorabuena por tu blog. No lo he ojeado mucho pero pinta bien, asi que cuando acabe los exámenes prometo verlo en profundidad. Un saludo!

bruno dijo...

hola yo empieso en todo este rollo pero quiciera saber. como se que estoy meditando bien digo creo que es una pregunta clasica x un principiante. la verdad!! mi correo es pepe_2888@yahoo.com.mx x fa es pero que alguien me sepa horientar muchisimas gracias

Anónimo dijo...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Estas buscando formas de ganar dinero[/b]
Hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero. Como nos ha sido de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son solo formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas de ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero desde casa[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]